La República de Moldavia es un país fronterizo con Rumanía por el oeste y con Ucrania por el este ubicado en la parte sudoriental de Europa desconocido para muchos viajeros. Aun siendo un país pequeño, Moldavia es rico en recursos naturales por lo que es un destino perfecto para los apasionados de la naturaleza. También para aquellos que disfrutan descubriendo la gastronomía de otros países y realizando rutas relacionadas con el vino.

¿Te sientes identificado? Entonces te animamos a que sigas leyendo pues en el siguiente post repasamos los motivos para hacer un viaje a Moldavia

Naturaleza en Moldavia

Más del 80% de los destinos turísticos están ubicados en zonas rurales. Los paisajes del país son un reflejo del clima moldavo. Éste se caracteriza por sus largos veranos y sus inviernos cortos de modo que podemos encontrar bosques y altas colinas en la parte central, las interminables estepas del este o en el sur las planicies de Budjak.

A diferencia de otros países europeos, Moldavia no se ha visto afectada por el turismo de masas de modo que su naturaleza se encuentra prácticamente intacta y conserva muchas reliquias naturales: valles de bosques antiguos, ríos, lagos, colinas y viñedos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *